lunes, 8 de septiembre de 2014

Afrodescendientes 6°



Hola, Lee la actividad y desarrolla de acuerdo al grupo que pertenescas para que se entregue el lunes 15 de sept
Aunque existe un debate permanente sobre si debe hablarse de “negros y negras” o de “afrodescendientes”, este texto propone ir más allá de este asunto semántico para construir una cultura de respeto y amor.


Una discusión de nunca acabar
Leer el texto de Humberto Maturana Emociones y lenguaje en educación y política me llevó a pensar en la discusión que aparece en todos los encuentros de las organizaciones del movimiento negro/afrocolombiano: ¿Somos negros o somos afro?
Esta es una discusión de nunca acabar, que cuando entra en escena desplaza cualquier otro tema, polariza las posiciones e impide el diálogo en torno a la necesidad de construir alternativas al estado de opresión que vive la población “negra” en Colombia.
Quienes se definen como “negros” y “negras” sustentan argumentos tan válidos como quienes se definen como “afros”. Identificarse como “negro” o “negra”, para quienes lo hacen, significa reconocer un estado de subordinación que se originó en la trata transatlántica de esclavos, y en todo el proceso de esclavización que acabó por convertir al africano en un ser sin humanidad, homogenizado bajo el término “negro”. Se reconoce entonces que devenir negro o negra fue producto de un proceso de deshumanización del africano, a quien se convirtió en objeto, en mercancía, en una cosa que podía ser comprada y vendida.
Por eso se argumenta que negarse negro o negar lo negro significa negar toda esta historia de opresión, pero también de resistencia y luchas.
Y si bien la esclavitud fue abolida legalmente en Colombia en 1851, la condición subordinada y deshumanizada de la población negra permanece hasta hoy. Por eso se argumenta que negarse negro o negar lo negro significa negar toda esta historia de opresión, pero también de resistencia y luchas.
Como dice Libia Grueso, “negar lo negro sería negar el proyecto de lucha libertario por ser un sujeto autónomo pleno en condiciones y capacidades para su propio desarrollo”.
Es más, se propone el derecho a ser negro como un proyecto frente a esa negación como persona humana. De esta manera se le otorga al etnónimo “negro – negra” un sentido positivo en contraste con sus connotaciones racistas.
Por otro lado está el término “afro”, que se popularizó en los años noventa. Quienes insisten en su uso argumentan la relación que el término establece con África como el continente madre. Se afirma que lo afro nos vincula con nuestro ancestro y nos otorga el valor humano que nos robó el término “negro”.
Quienes defienden este término rechazan la denominación “negro-negra” como ofensiva, ya que, aseguran, reduce a un amplio grupo de seres humanos a su color de piel.
Se insiste en que los africanos secuestrados para ser esclavizados en América procedían de diversas culturas: ashantis, bantúes, yorubas, araras, carabalí, congoleses, mandingas, entre muchísimas otras, y que fueron homogenizados bajo el término “negro”, que no sería así un etnónimo (el nombre que se atribuye el mismo pueblo) sino un exónimo (un nombre otorgado por otros para deshumanizar).
El término “afro” también quiere apartar al afrodescendientes de la asociación que se ha hecho entre lo negro y lo malo. Se considera que, como dice William Mina, “lo negro es una herencia de como el lenguaje imperial quiso que se nombrase a los otros, para –sencillamente- decir que eran bárbaros, salvajes, y que por tanto el régimen establecido era legítimo”.
Ambas posturas - la que defiende lo “negro” y la que defiende lo “afro”- afirman la importancia que el lenguaje tiene para construir realidades. La primera sostiene que si bien lo negro ha sido construido como el lugar de todo lo malo y lo perverso, también es el lugar de la resistencia y de las luchas de liberación, por lo cual le da la vuelta al término y lo hace propositivo, reafirmando esas luchas y resaltando la belleza de lo negro, hace del cuerpo negro el lugar para la construcción de la autoestima y la valoración propia como individuos y como pueblo.


¿Por qué discutimos? 
Humberto Maturana nos dice que hay dos tipos de discusiones. Las que se resuelven fácilmente porque el desacuerdo solo tiene un fundamento lógico, como cuando alguien afirma que la capital de España es Barcelona y otra persona le demuestra que está equivocado. Ese es un desacuerdo trivial, del cual nadie sale profundamente enojado.
El otro tipo de discusión, donde casi siempre nos enfurecemos, es de carácter  ideológico es decir, el de las discusiones basadas sobre las premisas fundamentales de cada uno. Afirma Maturana que “esos desacuerdos siempre traen consigo un remezón emocional, porque los participantes en el desacuerdo viven su desacuerdo como amenazas existenciales recíprocas”.
En efecto, estas discusiones acerca de si se es negro o afro son profundamente emocionales, a veces al borde de la histeria de ambas partes. Esto se da así, según Maturana, porque los “desacuerdos en las premisas fundamentales son situaciones que amenazan la vida ya que el otro le niega a uno los fundamentos de su pensar y la coherencia racional de su existencia”. Desacuerdos como este no tienen la esperanza de resolverse fácilmente.
Desde posiciones polarizadas, como las de la discusión entre lo “negro” y lo “afro”, se juzga al otro como fundamentalista y se ubica a uno mismo en la verdad. Son discusiones, como las religiosas, que no se basan en la razón sino en la emoción.
Se puede pensar en la tolerancia mutua, pero tolerar es una manera de decirle al otro que está en un error, que aunque está equivocado lo aceptamos por un tiempo. Por eso afirma Maturana que “la tolerancia es una negación postergada”. Entonces, ¿qué salida hay a esta situación?
Se afirma que lo afro nos vincula con nuestro ancestro y nos otorga el valor humano que nos robó el término “negro”.
Cómo resolver el conflicto
La propuesta de Maturana es la de la aceptación legítima del otro en la convivencia. No la negación postergada de la tolerancia sino la aceptación del otro como un legítimo, lo que me lleva a respetarlo.
Maturana parte del amor como el sentimiento constitutivo de la vida humana. Pero no se trata del amor romántico ni bobalicón; él llama amor a esa necesidad del ser humano de vivir en comunidad, lo cual exige una aceptación mutua, y que constituye un modo de vida que ha definido a la especie humana desde sus orígenes.
Por eso puede decirse que el compartir y el vivir en comunidad es parte de nuestra historia como pueblo negro/afrodescendientes. La competencia de la sociedad occidental no hace parte de nuestra historia, ni como afrodescendientes ni como seres vivos.
La evolución de lo humano no se da en competencia sino en el compartir; por eso podríamos afirmar que la sociedad colonial patriarcal y racista occidental no ha evolucionado hacia lo humano sino que ha involucionado.
Si el amor es la emoción que ha hecho posible la historia de hominización, es a través del amor como se da la posibilidad de lo social, ya que sin la aceptación del otro en la convivencia no hay fenómeno social.
Esto nos lleva a preguntarnos: ¿estamos los afrodescendientes, negros y negras, estableciendo comunidad o estamos reproduciendo la inhumanidad de la sociedad occidental?
Esta no es una pregunta para quienes todavía creen en el progreso, en el desarrollo y en las promesas de la modernidad que exigen que unos seres humanos sean canibalizados por otros.
Es una pregunta para quienes nos preocupa la unidad del pueblo negro/afrodescendientes en el propósito de construir los otros mundos posibles que son ya una anticipación en muchas de nuestras formas de vida ancestrales como comunidad negra.


Entre paréntesis
La salida, entonces, para lograr superar esta discusión es lo que Maturana ha llamado la objetividad entre paréntesis. Se trata de no adoptar la postura de pensarse o creerse poseedor de la verdad, porque en esta vía el que no está con uno está en contra de uno.
Poner la objetividad entre paréntesis implica que, independientemente de lo que cada cual piense o crea (católico, evangélico, musulmán, negro, afro, homosexual, lesbiana, heterosexual), hay aceptación mutua y hay convivencia.
Lo contrario, el creerse poseedor privilegiado de la verdad, el creer que se tiene acceso al Dios único y verdadero, el considerar que el conocimiento válido es el propio, que las experiencias propias son las válidas, es estar en el camino de la objetividad sin paréntesis, que implica una separación insuperable con los demás que no piensan como uno.
Hemos sido formados en una concepción cartesiana del saber y para defender nuestras verdades con frecuencia, en la vida diaria, acudimos a la supuesta objetividad de nuestros planteamientos, que pretenden ubicar al otro en el error. Si nosotros estamos en la verdad, necesariamente los demás están equivocados.
Estas discusiones acerca de si se es negro o afro son profundamente emocionales, a veces al borde de la histeria de ambas partes
No se trata aquí de definir quién está en la verdad y quién no, sino de hacerse responsable de las propias negaciones. La idea es conocer las propias limitaciones, reconocer que no estamos ubicados en una posición privilegiada que nos da acceso a una realidad y un saber trascendental, sino más bien que el otro es tan legítimo como yo y que también tiene acceso a sus propios saberes y a sus propias experiencias de vida.
En conclusión, la propuesta es superar el ámbito religioso, ideológico, donde se ha estado dando la discusión entre lo “negro” y lo “afro” en Colombia. Reconocer que es un debate lleno de emociones que se enmascaran en la racionalidad y que “nadie está intrínsecamente equivocado por operar en un dominio de realidad distinto del que yo prefiero”.
Hay que preguntarse si vale la pena gastar energías oponiéndose y hasta intentando destruir a quienes se reivindican negros/negras porque están equivocados o a quienes se asumen afro porque están en un error.
Ese camino no conduce a ninguna parte. Más bien hace el juego a quienes les conviene que nos enredemos en discusiones sin futuro mientras se expropia, se desplaza, se desterritorializa, se mata, se viola, se niega empleo decente y vida digna, en una palabra, mientras se reproduce la inhumanidad de la población negra/afrodescendientes en todo el país.

* Socióloga de la Universidad del Valle, con Maestría en Filosofía de la misma universidad; estudiante del Doctorado en Estudios Culturales Latinoamericanos en la Universidad Andina Simón Bolívar. Docente catedrática de la Universidad del Valle.

Personajes destacados:
CANDELARIO OBESO
MANUEL ZAPATA OLIVELLA
ALEJO DURAN
TOTO LA MOMPOSINA
PETRONA MARTINEZ
DIEGO LUIS CORDOBA CORDOBA
MARINO KLINGER SALAZAR:
DELIA ZAPATA OLIVELLA
ENRIQUE URBANO TENORIO
JUAN JOSÉ NIETO GIL



Actividad  Grado 6.1

1. Por que algunos consideran que llamarse negro o negra es negar su origen.
2.  Que expone Gloria Grueso frente a llamarse negro?
3. Por que algunos alegan llamarse afro desde los 90.
4. Escoge un personaje de la lista e investiga por que fue destacado.

Grado 6.2 


Actividad  
1. Por que los que están de acuerdo con llamarse afro rechazan el término negro
2. De que culturas provenían los africanos traídos a América
3.  Según William Mina, por que el termino negro se asocia a malo
4. Escoge un personaje de la lista e investiga por que fue destacado
 
Actividad  Grado 6.3
1. Por que el desacuerdos entre los que llaman negro o afro no tienen la esperanza de resolverse fácilmente
2.  Que Propone Maturana para resolver el conflicto
3. Por que algunos afirman que los afrodescendientes, negros y negras, están reproduciendo la inhumanidad de la sociedad occidental?
4. Escoge un personaje de la lista e investiga por que fue destacado.

Actividad  Grado 6.4
1.  Por que algunos les favorece la discusión entre negro o afros?
2. Por que la formación cartesiana es nociva para la discusión?
3. Por que algunos alegan llamarse afro desde los 90.
4. Escoge un personaje de la lista e investiga por que fue destacado.

Actividad  Grado 6.5
1. Por que algunos consideran que llamarse negro o negra es negar su origen.
2. De que culturas provenían los africanos traídos a América.
3. Por que algunos afirman que los afrodescendientes, negros y negras, están reproduciendo la inhumanidad de la sociedad occidental?
4. Escoge un personaje de la lista e investiga por que fue destacado.
 


martes, 29 de julio de 2014

Actividad 6.6

                                   La culpa es de la vaca
Se estaba promoviendo la exportación de artículos de cuero a Estados Unidos y un investigador de la firma Monitor decidió entrevistar a los representantes de dos mil almacenes en Colombia. La conclusión de la encuesta fue determinante: los precios de tales productos son altos y la calidad muy baja. El investigador se dirigió entonces a los fabricantes para preguntarles sobre esta conclusión. Recibió esta respuesta: no es culpa nuestra; las curtiembres tienen una tarifa arancelaria de protección del quince por ciento para impedir la entrada de cueros argentinos. A continuación, le pregunto a los propietarios de las curtiembres y ellos contestaron: no es culpa nuestra; el problema radica en los mataderos, porque sacan cueros de mala calidad. Como la venta de carne les reporta mayores ganancias con menor esfuerzo, los cueros les importan muy poco. Entonces el investigador, armado de toda su paciencia, se fue a un matadero. Allí le dijeron: no es culpa nuestra; el problema es que los ganaderos gastan muy poco en venenos contra las garrapatas y además marcan por todas partes las reses para evitar que se las roben, prácticas que destruyen los cueros. Finalmente, el investigador decidió visitar a los ganaderos. Ellos también dijeron: no es culpa nuestra; esas vacas estúpidas se restriegan contra los alambres de púas para aliviarse las picaduras. En conclusión del consultor extranjero fue muy simple: los productores colombianos de carteras no pueden competir en el mercado de los Estados Unidos porque ¡sus vacas son muy estúpidas!.

                                                  El cuento de la tortuga
 “Había una vez una tortuga que había perdido la memoria y no recordaba el camino de regreso a casa. Estaba perdida en el bosque y lloraba. Lloro tanto que el bosque empezó a llenarse de lágrimas. Esto ocasiono problemas a los enanos del bosque, ya que entraba agua en sus casas. Decididos a buscar el origen de tal inundación salieron de sus casas para saber cuál era el problema. Pronto encontraron a la tortuga llorando desesperadamente y le preguntaron: - Tortuga por que lloras tanto? - He perdido la memoria y no se la forma de regresar a casa. Los enanos tuvieron una ocurrencia. Le colocaron unas hierbas mágicas dentro de caparazón, y le dijeron: - Cada vez que quieras saber lo que debes hacer, pon la cabeza dentro del caparazón, huele las hierbas mágicas y empieza a pensar. Veras que bien funcionan. La tortuga así lo hizo: puso la cabeza dentro del caparazón, olio las hierbas y pensó: Cual es la forma de regresar a casa? A continuación adopto la postura del pensador y dijo: ¡ah¡ ya me acuerdo, he de subir este monte y bajas por la orilla del rio. La tortuga salió del caparazón, dio las gracias a los enanos y se dirigió a su casa. A partir de aquí, las tortuga supo lo que debía hacer: cuando no recordaba algo, ponía la cabeza en el caparazón, pensaba y decidía”.

PREGUNTAS
 Recuerda para entregar el viernes 1 de agosto en hojas

 1. Cuando te sucede lo de la tortuga, cuál es la fórmula mágica que utilizas tú. Explica
 2. Explica la frase "es irresponsable dar las cosas por hechas"
3. En el texto la CULPA ES DE LA VACA, cual es el problema que afecta a todos
 4. Si aplicaras a tu vida lo de culpa es de la vaca, quien para tucaso seria la vaca, explica
5. Realiza un dibujo referente a una de las dos lecturas. colorealo.

lunes, 2 de junio de 2014

ROMA

Hola, recuerda, para imprimir y pegar en el cuaderno. 



ROMA
Ubicación: Al centro sur de Europa en la península Itálica, al norte limita con los Alpes, al sur, este (adriático) y oeste (tirreno) con el mar mediterráneo.
La región fue poblada por los itálicos, etruscos y griegos.
De Roma y su origen existe una teoría mítica de los gemelos Rómulo y Remo que fundaron en la colina Palatina Roma el 21 de abril del año 753 a.c.
Según las investigaciones fue fundada en el siglo VIII a.c.
Periodos: la Monarquía (753a.C-509 a.c) en este periodo gobernaron  siete reyes: Rómulo, Numa Pompilio, Tulio Hostilio, Ancó, Tarquino el Antiguo, Servio Tulio y Tarquino el soberbio, los cuatro primeros de origen sabino y los tres últimos de origen etrusco.. La familia era la base de la sociedad y cada 10 familias formaban una gens o grupo con un antepasado común, que a su vez forman curias y tribus.
La sociedad estaba conformada por patricios que eran descendientes de los fundadores con derechos políticos, ganados y tierras, los clientes eran libres pero bajo el poder  un patricio y los plebeyos o multitud. El gobernante era un rey vitalicio con poder político, militar y religioso, una asamblea y un senado.

El IMPERIO ROMANO
Después de vencer a Marco Antonio en Egipto, donde reinaba Cleopatra, Octavio quedo dueño absoluto del mundo romano.  Entro triunfalmente en Roma y, en agosto del año 29 d.c., hizo cerrar el templo de Jano: la paz reinaba tras un siglo de conquistas y guerras civiles. El pueblo y el Senado le rindieron grandes honores y le dieron los siguientes títulos: Imperator, Gran Pontífice, Príncipe del Senado, Augustus (persona sagrada) y, por último, Cesar, nombre de su padre adoptivo.
En consecuencia, Octavio paso a ser el primer emperador de Roma con el nombre de Augusto, asumiendo todos los poderes y afianzando el dominio, la riqueza y el progreso del Imperio Romano, este periodo es conocido como "El Siglo de Augusto", fue la etapa más brillante de las letras y el arte latino.
Augusto reino con acierto, prudencia y justicia, teniendo en cuenta los intereses de la plebe, y de la burguesía. Asimismo, se preocupo del funcionamiento del Senado y de las Asambleas.
El imperio fue una monarquía militar disfrazada con algunas instituciones republicanas y auxiliadas dócilmente por el senado y estableció:
- Estableció un solo ejército permanente  que dependía del emperador formada por hombres a sueldo que prestan servicio por 20 años y la guardia pretoriana.
-Concentro en su persona todas las magistraturas.
- Clasifico las provincias en senatoriales ye imperiales.
Sucesores
 La dinastía llamada Julio-Claudia es la primera de las dinastías romanas en reinar sobre el Imperio Romano. El termino dinastía conviene a pesar de las apariencias de República que Augusto había dado a su nuevo régimen porque los emperadores de de esta dinastía son todos salidos de la misma familia, Aun a veces de manera alejada.
Al inicio las personas de la dinastía Claudio Julia son en efecto salido de dos familias patricias: la gens Julia y la gens Claudia. A la primera pertenecen los emperadores Augusto, Tiberio, y Calígula y a la segunda a los emperadores Claudio y Nerón.
Año de los Cuatro Emperadores
Tras el suicidio forzado de Nerón en junio del 68 d.C le siguió un breve periodo de guerra civil. La primera guerra civil en Roma desde la muerte de Marco Antonio en el 31 a. C. El conflicto duró poco más de un año, conociéndose el año 69 d.C como el Año de los cuatro emperadores ya que durante aquellos agitados meses Roma vería vestir la púrpura a cuatro hombres distintos. Se sucederían uno detrás de otro como gobernantes supremos de Roma, Galba primero, Otón, Vitelio  y, finalmente, Vespasiano quien lograría por fin estabilizar el Imperio e instalar una nueva línea hereditaria, la dinastía Flavia. Este periodo de guerra civil supuso un grave revés al progreso del Imperio Romano.
Dinastía Flavia
Por dinastía Flavia se conoce a una casa de emperadores romanos. Comprendió a tres gobernantes que ocuparon el trono 27 años, lo que hizo de ella la más corta de las Dinastías de emperadores romanos. Los tres pertenecieron a la gens romana de los Flavia. Los emperadores de esta dinastía fueron: Vespasiano, Tito y Domiciano.
Los Flavios consiguieron el poder tras el loco Año de los cuatro emperadores, la primera guerra civil tras el comienzo del Imperio de Augusto. Sus emperadores lograron volver a poner en orden las finanzas del estado, agotadas por el reinado y fastos de Nerón, y borraron las secuelas del terrible año que acababa.
Dinastía Antonina
La dinastía Antonina fue la casa reinante en el Imperio romano de 96 a 192, lo que la convierte en la dinastía más larga. También se conoce a sus cinco primeros miembros por el nombre de los Cinco emperadores buenos.
El término antonino proviene no del primer emperador de la familia, sino de Antonino Pío. La primera característica identitaria de esta dinastía y que garantizó su supervivencia por 84 años con cinco emperadores notables, era la elección de un sucesor por parte del gobernante. Como la mala suerte (o la fortuna) no le proporcionó herederos a Nerva, Trajano, Adriano ni Antonino Pío, el trono pasó en cada caso no en sucesión hereditaria sino a un hombre considerado por el emperador como el mejor para el puesto.
Dinastía de los Severos
La dinastía Severa fue el último linaje imperial del principado. Llegó al poder en el año 193, cuando Septimio Severo tomó el trono finalizando la guerra civil que se había desencadenado tras el asesinato de Cómodo.
Como dinastía del principado tuvo algunas características que la diferenció de las otras. En primer lugar, los Severos no se preocuparon por mantener las apariencias republicanas como sus antecesores, por aquel entonces Roma era una dictadura militar y no tenían la intención de ocultarlo, salvo quizás, Alejandro Severo. La economía romana había entrado en fase recesiva, con una inflación cada vez mayor y una moneda devaluada. A su vez, la presión de los pueblos bárbaros en las fronteras, era cada vez mayor, por lo tanto no fue un periodo tan prospero como los dos siglos anteriores. Estos factores políticos económicos, junto a la dureza de gobierno que caracterizó a los Severos, hizo que no gozaran de la legitimidad que tuvieron las otras dinastías y se registraran mayores intentos de derrocarlos y que incluso durante el año 217, Roma quedara en manos de un Emperador ajeno a la dinastía. La astucia y ambición de las mujeres Severas, hizo que la familia volviera a recuperar el poder en la persona de Heliogábalo. Las mujeres jugaron un rol fundamental en la familia Severa, cosa que no sucedió en los linajes anteriores.
La organización económica  del imperio: La unidad administrativa y monetaria y los dos idiomas oficiales facilitaban un rico intercambio mercantil y ofrecía gran libertad para los negocios ya que el estado vigila el comercio y la producción. Las tierras no se trabajaban y se vivía de las riquezas provenientes del exterior. La esclavitud al decaer por el cese de las conquistas, además se dio libertad a muchos esclavos.
La vida social en la capital estaba dividida en nobles u orden senatorial  tenían honores, privilegios y fortuna; caballeros u orden ecuestre de donde se escogían los funcionarios y plebe urbana que pedía pan y circo.  En las colonias existían comerciantes, banqueros e industriales, además de la existencia de artesanos, asalariados, y campesinos.
Durante este periodo se produjo la vida de Jesús y luego la propagación del cristianismo incluida la persecución.
La crisis del Imperio se da por el ataque de numerosas tribus barbarás a las fronteras del Rin y el Danubio, surgimiento del imperio persa, aumento de gastos militares, además decae la agricultura y la minería por la disminución de los esclavos y poca mano de obra libre, perdida de la moneda y pago en especie, suben los precios, ciudades pobres y poco comercio, emigración de las ciudades al campo. Todo lo anterior genera anarquía que con Dioclesiano se detiene debido a la creación de la Tetrarquía,  creación de precios máximos, incremento del ejército que detienen a los barbaros; genero el Edicto de Milán o libertad de culto en el imperio en el año 313. Pero los ataques continuaron y Teodosio II divide el imperio en dos Imperio romano de oriente con capital Constantinopla  y de occidente con capital Roma, este ultimo cae ante las invasiones en el año 476.
Aportes: en literatura sobresalen Juvenal, Marcial, Petronio, Virgilio Horacio y Ovidio.
En ciencias se destacan Varrón, Celso y Plinio el viejo; Galeano, modifican el calendario solar egipcio; en filosofía se destaca la escuela estoica, Seneca.