lunes, 30 de marzo de 2015

Soy un ser singular 6.6



Soy un ser singular

“Soy el milagro mas grande de la naturaleza” Desde el comienzo del mundo, nunca ha existido otro con mi mente, mis ojos. Mis oídos, mi cabello, mi boca. Nadie ha podido, ni puede, ni podrá caminar y andar, moverse y pensar exactamente  como yo. Todos los hombres son hermanos míos, y sin embargo, soy diferente de cada uno de ellos. Soy una criatura única.”  Singular significa sin otro igual. Ser única Cada persona tiene su propia manera de ver las cosas. Tiene su peculiar forma de aprender.
Así como se tiene una manera peculiar de ver las cosas, también se tienen diversas maneras de pensar, actuar y decidir;  con razón, desde tiempos inmemoriales, existe un dicho que afirma que los hijos son como los dedos de la mano, aun siendo hijos de los mismos padres, son muy diferentes, porque no hay un encéfalo igual a otro. La organización neuronal es diferente en todas las personas; las huellas digitales lo dicen, cada quien tiene las suyas y sirven para su identificación porque no se confunden con otras.

El ser humano nace con un orden constituido interiormente que va a afectar el orden establecido culturalmente en su entorno, al tiempo que este influye de muchas maneras en aquel. A este proceso de entrada y salidas de órdenes,   también va a marcar diferencias en todas las personas para ratificar definitivamente su singularidad.  En esto radica la mayoría de los conflictos entre las naciones del mundo, en que los cerebros son distintos. Hay diversidad de religiones, innumerables grupos políticos  y doctrinas de todos los matices y aun al interior de los grupos que dicen estar unidos por un mismo ideal, hay diversidad de opiniones y tendencias.  

Hay quienes expresan su emotividad con mensajes corporales, estos, movimientos y otros lo hacen con palabras. También hay personas que no manifiestas sus emociones, llevan la procesion por dentro, guardan silencio y en algunas ocasiones se desliza una lagrima por sus mejillas o se dibuja una delicada sonrisa en su rostro. Son formas peculiares de ser individuo, de ser singular.

La misma singularidad implica creatividad y originalidad. La persona crea desde su propia originalidad, desde su origen, desde si mismo; pero primero tiene que saber que es lo que quiere conquistar, que es lo que quiere hacer con su vida, que es lo que anhela del futuro, y también tiene la obligación de caer en la cuenta de que no esta solo, que forma parte de un conglomerado, de una raza humana y lo que proyecte tiene que estar en consonancia con esa familia.
Saberse miembro de un conglomerado humano es saberse responsable y comprometido con un destino común, que obliga a que la creatividad sea conjugada en plural.

Ser singular es ser original, es adentrarse en si mismo para buscar soluciones a las dificultades con ingenio, con inteligencia, con responsabilidad.  Es la forma de superar  los límites  que da la programación  para ser mejor, porque esta claro que la persona es así; pero puede ser de otra manera si toma conciencia de lo que debe mejorar, corregir, cultivar y dejar morir. Ser singular es no dejarse llevar por la corriente. Es buscar nuevas formas, nuevos caminos, nuevas metodologías. Es estar dispuestos al cambio. Ser recursivos.

Ser singular es saber que muchas habilidades y cualidades llegaron en el equipaje natural y al mismo tiempo estar convencido que, las que no legaron, pueden conseguirse con tenacidad, rigor y entusiasmo a fin de tener con que afrontar  las incertidumbres. Los cambios y las frustraciones que se atraviesan inesperadamente en el camino.
Ser singular es emprender la marcha hacia los ideales mas sublimes en compañía de los demás, respetando la diferencia en ideas, pensamiento, palabras y actos. Porque cada persona es singular, somos distintos, y porque somos distintos, somos incompatibles y nos debemos tolerancia. Pretender  que los demás piensen como yo,  actúen como yo y sean como yo, es una actitud de irrespeto a la singularidad y un atentado  contra la originalidad, la identidad y la creatividad.


Dignidad  humana
La dignidad  humana es participación de la divinidad a la persona: Al haber sido creada a imagen y semejanza de dios, recibe la posibilidad de ser inteligente por encima del universo material. Inteligencia que le permite perfeccionarse poco a poco a través de su existencia hasta alcanzar la plenitud, hacia la cual avanza gracias a la diversidad de dones que recibe desde su concepción. El ser humano no es cualquier ser vivo, es un ser especial, privilegiado, dignificado, apenas inferior a los ángeles.

Vida,  conciencia, autonomía, libertad, singularidad y apertura son dones, entre otros, que toda persona obtiene sin merito alguno, sin su participación; y con ellos, la posibilidad de construir la inteligencia, de aprender en la inteligencia, de aprenderla en la interacción con los demás, en la acción comunitaria.   
En este sentido, la dignidad humana va estrechamente ligada al carácter de ser social del hombre, lo cual no es posible realizarlo de manera aislada. La dignidad no es solo para sostenerla, sino también para ofrecerla; de ahí en adelante que la persona deba actuar de acuerdo con su recta conciencia y con su libertad responsable.
La dignidad humana se identifica con la condición de persona; dignidad y personalidad van íntimamente unidas.  Emmanuel  Kant, decía que son sinónimos. La vida, la libertad, la autonomía, la conciencia, la inteligencia, la verdad, entre otros, entre otros, dan el carácter de ser digno al ser humano.

La dignidad es, pues, gran fortaleza que permite a toda persona encontrarse  consigo mismo, decidir su propio destino y reclamar respeto, apertura, la flexibilidad y tolerancia;  por eso los valores se convierten en derechos que claman respeto por parte de si mismo y respeto por parte de los demás.   Con razón el ser humano reclama desde su interior cuando siente que de alguna manera le están vulnerando su dignidad.
La protesta, la suplica, la huelga, no es otra cosa que un reclamo desde lo más profundo del ser. Fue lo que hizo Ganhi, Martin Luther King, Nelson Mandela y la Madre Teresa de Calcuta.

Por la dignidad humana el  ser humano  reclama materia prima para satisfacer sus necesidades básicas; el trabajador reclama empleo; el campesino tierra; la mujer reclama igualdad de derechos; el niño reclama afecto, amor, estudio.
Por la dignidad humana la mujer rechaza la prostitución, los niños rechazan las armas y se niegan  a tener que trabajar mientras deben estudiar, los bebes se niegan a ser vendidos como esclavos. Por dignidad humana se rechaza el aborto, el homicidio, los genocidios, los atentados contra la naturaleza, el abuso de poder, la injusticia social. Por dignidad humana, se exige calidad de vida.  

Y es que respetar al otro, implica tolerar sus características propias, proteger su imagen, no vulnerar su intimidad, no discriminarlo por su color, su sexo, su grupo étnico; ser paciente y justo frente a su pensamiento, sentimientos y desacuerdos. Respetar al otro es reconocerlo como igual en dignidad, pero singular en su personalidad.

No hay derecho a burlarse de nadie; no hay derecho a hacer quedar mal a otro; no hay derecho a obligar a comer sin tener hambre, beber sin tener sed, dormir sin tener sueño; no hay derecho a condenar, ni juzgar a los demás.
Lo que todo ser humano reclama es lo que le pide su dignidad: respecto a sus diferencias, a su idiosincrasia, a su cultura, a sus creencias, a su intimidad, a sus formas de aprender y de ver la vida, al ejercicio de su autonomía y libertad de acuerdo a su conciencia.  


 
En base a las lecturas responde y entrega en una hoja al docente. 

       

       

1.       “Las que no llegaron, pueden conseguirse con tenacidad, rigor y entusiasmo a fin de tener con que afrontar  las incertidumbres” Para tu caso cuales son:
2.       Cual es tu compromiso con el mundo?
3.       En que se expresa su originalidad y creatividad.
4.       Por que tiene conflictos con el resto del mundo.
5.       Que acciones dañan tu dignidad
6.       Por que el ser humano es especial.

               



domingo, 15 de febrero de 2015

Actividad para 6.6 para los que no se les califico

Hola, si no presentaste la activiad el viernes anterio, lee y realiza esta, llevala a clase del dia 20 en hojas.



Hay ciencias que se estudian por simple interés de saber cosas nuevas; otras, para aprender una destreza que permita hacer o utilizar algo; la mayoría, para obtener un puesto de trabajo y ganarse con él la vida.
Si no sentimos curiosidad ni necesidad de realizar tales estudios podemos prescindir tranquilamente de ellos. Abundan los conocimientos muy interesantes pero sin los cuales uno se las arregla bastante bien para vivir: yo, por ejemplo, lamento no tener ni idea de astrofísica ni de ebanistería, que a otros les darán tantas satisfacciones, aunque tal ignorancia no me ha impedido ir tirando hasta la fecha. Y tú, si no me equivoco, conoces las reglas del fútbol pero estás bastante pez en béisbol. No tiene mayor importancia, disfrutas con los mundiales, pasas olímpicamente de la liga americana y todos tan contentos.
Lo que quiero decir es que ciertas cosas uno puede aprenderlas o no, a voluntad. Como nadie es capaz de saberlo todo, no hay más remedio que elegir y aceptar con humildad lo mucho que ignoramos. Se puede vivir sin saber astrofísica, ni ebanistería, ni fútbol, incluso sin saber leer ni escribir: se vive peor, si quieres, pero se vive. Ahora bien, otras cosas hay que saberlas porque en ello, como suele decirse, nos va la vida. Es preciso estar enterado, por ejemplo de que saltar desde el balcón de un sexto piso no es cosa buena para la salud; o de que una dieta de clavos (¡con perdón de los fakires!) y ácido prúsico no permite llegar a viejo. Tampoco es aconsejable ignorar que si uno cada vez que se cruza con el vecino le atiza un mamporro las consecuencias serán antes o después muy desagradables. Pequeñeces así son importantes. Se puede vivir de muchos modos pero hay modos que no dejan vivir.
En una palabra, entre todos los saberes posibles existe al menos uno imprescindible: el de que ciertas cosas nos convienen y otras no. No nos convienen ciertos alimentos ni nos convienen ciertos comportamientos ni ciertas actitudes. Me refiero, claro está, a que no nos convienen si queremos seguir viviendo. Si lo que uno quiere es reventar cuanto antes, beber lejía puede ser muy adecuado o también procurar rodearse del mayor número de enemigos posible. Pero de momento vamos a suponer que lo que preferimos es vivir: los respetables gustos del suicida los dejaremos por ahora de lado. De modo que ciertas cosas nos convienen y a lo que nos conviene solemos llamarlo «bueno» porque nos sienta bien; otras, en cambio, nos sientan pero que muy mal y a todo eso lo llamamos «malo». Saber lo que nos conviene, es decir: distinguir entre lo bueno y lo malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir —todos sin excepción— por la cuenta que nos trae. Como he señalado antes, hay cosas buenas y malas para la salud: es necesario saber lo que debemos comer, o que el fuego a veces calienta y otras quema, así como el agua puede quitar la sed pero también ahogarnos. Sin embargo, a veces las cosas no son tan sencillas: ciertas drogas, por ejemplo, aumentan nuestro brío o producen sensaciones agradables, pero su abuso continuado puede ser nocivo. En unos aspectos son buenas pero en otras malas: nos convienen y a la vez no nos convienen. En el terreno de las relaciones humanas, estas ambigüedades se dan con aún mayor frecuencia. La mentira es algo en general malo, porque destruye la confianza en la palabra —y todos necesitamos hablar para vivir en sociedad— y enemista a las personas; pero a veces parece que puede ser útil o beneficioso mentir para obtener alguna ventajilla. O incluso para hacerle un favor a alguien. Por ejemplo: ¿es mejor decirle al enfermo de cáncer incurable la verdad sobre su estado o se le debe engañar para que pase sin angustia sus últimas horas? La mentira no nos conviene, es mala, pero a veces parece resultar buena. Buscar gresca con los demás ya hemos dicho que es por lo común inconveniente, pero ¿debemos consentir que violen delante de nosotros a una chica si n intervenir, por aquello de no meternos en líos? Por otra parte, al que siempre dice la verdad —caiga quien caiga— suele cogerle manía todo el mundo; y quien interviene en plan Indiana Jones para salvar a la chica agredida es más probable que se vea con la crisma rota que quien se va silbando a su casa. Lo malo parece a veces resultar más o menos bueno y lo bueno tiene en ocasiones apariencias de malo. Vaya jaleo. Lo de saber vivir no resulta tan fácil porque hay diversos criterios opuestos respecto a qué debemos hacer. En matemáticas o geografía hay sabios e ignorantes, pero los sabios están casi siempre de acuerdo en lo fundamental. En lo de vivir, en cambio, las opiniones distan de ser unánimes. Si uno quiere llevar una vida emocionante, puede dedicarse a los coches de fórmula uno o al alpinismo; pero si se prefiere una vida segura y tranquila, será mejor buscar las aventuras en el videoclub de la esquina. Algunos aseguran que lo más noble es vivir para los demás y otros señalan que lo más útil es lograr que los demás vivan para uno. Según ciertas opiniones lo que cuenta es ganar dinero y nada más, mientras que otros arguyen que el dinero sin salud, tiempo libre, afecto sincero o serenidad de ánimo no vale nada. Médicos respetables indican que renunciar al tabaco y al alcohol es un medio seguro de alargar la vida, a lo que responden fumadores y borrachos que con tales privaciones a ellos desde luego la vida se les haría mucho más larga. Etc. En lo único que a primera vista todos estamos de acuerdo es en que no estamos de acuerdo con todos. Pero fíjate que también es tas opiniones distintas coinciden en otro punto: a saber, que lo que vaya a ser nuestra vida es, al menos en parte, resultado de lo que quiera cada cual. Si nuestra vida fuera algo completamente determinado y fatal, irremediable, todas estas disquisiciones carecerían del más mínimo sentido. Nadie discute si las piedras deben caer hacia arriba o hacia abajo: caen hacia abajo y punto. Los castores hacen presas en los arroyos y las abejas panales de celdillas hexagonales: no hay castores a los que tiente hacer celdillas de panal, ni abejas que se dediquen a la ingeniería hidráulica. En su medio natural, cada animal parece saber perfectamente lo que es bueno y lo que es malo para él, sin discusiones ni dudas. No hay animales malos ni buenos en la naturaleza, aunque quizá la mosca considere mala a la araña que tiende su trampa y se la come. Pero es que la araña no lo puede remediar..

En base a lo que lees contesta:
1.       Sin que cosas no podrías vivir sin saber.
2.       Que cosas (3) no te convendría para tu vida.
3.       Por que no te conviene la mentira a ti en tu hogar.
4.       Teniendo en cuenta lo anterior te consideras que eres así, por que?

Etica 66 TODOS

   SER PERSONA [1]


 Básicamente lo que me hace persona es el hecho de que  puedo “soñar por mí mismo”, puedo tomar mis propias decisiones, buscar cosas nuevas.  Puedo pensar lo que voy a hacer y hacerlo; por ejemplo, puedo pintar, dibujar, componer coplas, poemas o canciones, estudiar determinada profesión y ejercerla. Poseo autonomía.

Puedo distinguir lo que me conviene de lo que no me conviene, tengo los valores que me dan la capacidad de ser cada vez mejor, puedo hacer mucho para respetarme a mí mismo y para respetar a mis compañeros. Puedo ser yo.

Soñar por mi mismo es no dejarme manipular, no permitir que piensen por mí, no esperar a que alguien haga lo que me corresponde, hacer. Soñar por mi mismo significa tener mi propia voz, mi estilo al caminar, mis propias actuaciones y actitudes  que proyecten mi personalidad, mi forma de ser particular, diferente a los demás. No hay otra persona exactamente igual en mi forma de pensar, de asumir la vida, de analizar las cosas. Soy un ser particular.

Soñar por mi mismo es ser capaz, por mí mismo, de satisfacer mis necesidades materiales: comer, vestirme, bañarme, y también mis necesidades emocionales, sentimentales y espirituales para sentirme más seguro; puedo proyectar afecto, amor y experimentar el sentido de pertenencia  hacia mi grupo, mi familia, mi colegio o empresa y en general a la sociedad  en la cual vivo.

A diferencia del sapo, del piojo, de la gallina  y de otros muchos animales que no pueden hacer otras cosa que limitarse a actuar de acuerdo con la programación que la naturaleza les ha dado, yo puedo ir mucho más allá, puedo superar mis propias limitaciones  y no solamente puedo sino que debo, es una obligación, es mi gran tarea; dar el paso de mas para romper esquemas que me permitan construirme cada día como persona y como ser humano con posibilidad de perfección.

Ser persona es comprender plenamente lo que significa ser sujeto, esto es, estar sometido a mi mismo  para descubrirme, conocerme, aceptarme y estar construyéndome día a día, produciendo todo lo que quiero para lograrlo. Ser persona es  ser sujeto posible, como bien lo afirmo Paul Valery en escritos sobre Leonardo Da Vinci: “Lo más verdadero de un individuo y lo mas si-mismo es su posible...”  Y lo posible se va logrando porque trabaja para ser cada día más y mejor, para sentirse pro-yecto y caminar hacia el futuro, hacia una meta que no se alcanza, seguro de que al avanzar me voy enriqueciendo, me voy formando.    

Ser persona es entender que todo lo tengo por aprender, como dice Emmanuel Kant “El hombre ha tenido que producir todo por sí mismo”. Pero para lograrlo estoy dotado de un equipaje de valores, cualidades y habilidades que debo conocer y poner a funcionar para construir mi propia vida y prolongarla. Tengo la obligación  de conocerme y estimular mis potencialidades  para que produzcan y den muchos frutos.

Pero no basta con conocerme y trabajar en mi ismo, es necesario proyectarme a los otros, pues ser persona también significa ser capaz de vivir en sociedad, de asumir actitudes de cooperación, ayuda y tolerancia.

Esta prolongación es, al mismo tiempo, proyección por medio de la palabra que anuncia decisiones, posiciones, opiniones, lo cual tiene sentido al interactuar con los demás, con otros interlocutores.

Por esto, como persona, soy un ser social que, en interacción con otras personas y con el mundo, se va transformando y va transformando la realidad que lo circunda.

Partir de la lectura responde, para presentar en hojas al docente.

 1. En que reflejas tu singularidad
 2. Que limitaciones has superado
 3. Explica la frase de Emmanuel Kant del texto
 4. Como te proyectas a los demás
 5. Que has aceptado de ti

lunes, 27 de octubre de 2014

Libertad grado 6.6

Responde en base a la lecturas
1. Los annimales poseen libertad
2" No conozco la libertad, sino hombre libres" 
     Interpreta la frase.
3. "La verdadera libertad consiste en el dominio de si
      mismo" Interpreta la frase.
4. Que es Libertad y que no es libertad
5. Que exige la libertad, nombra 3 aspectos 
Actividad para entregar en hojas el  4 de nov


Me doy cuenta de lo que hago



Me doy cuenta de lo que hago.

Con la vida también llega la conciencia, el lugar más secreto y sagrado del ser humano, lo más profundo de su ser;  esa voz interior que le habla y le dice lo que debe hacer  y lo que debe evitar con el fin de que procesa correctamente para poder cumplir con el llamado a ser cada día mas mejor persona humana y así irse encaminando durante su visa hacia la plenitud.

Esta conciencia es la referencia más segura para llegar a ser fiel consigo mismo y hacer honor a su dignidad. Por ella el ser humano se coloca por encima de las especies animales que están bajo su dominio, para su bienestar y el mundo en general.

La conciencia merece atención y debe ser fortalecida de manera recta todos los días, porque si así no fuere se va debilitando y la persona se va degradando y destruyendo.
Es necesario hacer silencio, detenerse unos momentos para oír esta voz. Escucharla, tenerla en cuenta y seguirla es la clave para que el ser humano este en paz, se sienta en armonía y viva en comunión consigo mismo y con los demás.

Este anuncio, que sale de lo más profundo del ser se articula con la realidad circundante y la vocación común de todos los humanos. Dicha articulación permite un equilibrio entre las realidades subjetivas y objetivas.  Atender este equilibrio
 Es fundamental para que el valor de la justicia conviva entre todos los seres humanos.
Por tanto, la conciencia es la voz y es brújula que anuncia y señala el camino de los valores, de los buenos propósitos; el sendero de las buenas acciones. Por ello hay que cultivarla, hay que obedecerle para mantenerla recta, y así cada vez que se siga su deseo, se actué con tranquilidad propia de quien hace lo que es correcto,  lo que es justo, lo que es honesto, de tal  manera que los frutos de la fidelidad a la conciencia no son otros que la unión entre las personas, el acierto en la solución de los problemas individuales y sociales y el acercamiento a la vida plena.

Toda persona, requiere de una conciencia fresca, despierta y recta para poder estar frente a los compromisos, para no olvidad las obligaciones, para ser fiel al momento presente, para estar mental y emocionalmente donde está el cuerpo; para estar atento a lo que dice y a lo que le dicen, para estar vigilante de lo que pasa y lo que le pasa.

La conciencia recta se requiere, definitivamente, para ser responsable frente a la propia vida, la de los demás y la del mundo. Es parte del equipaje con que el ser humano llega a la vida para que la utilice como una herramienta que le permita tomar decisiones consientes propias de un ser que está despierto, alerta y vigilante.

La ética comienza precisamente en una toma de conciencia, conciencia de ser persona para hacer introspección, cargarse de valores y sobre todo de mucha fe y esperanza para enfrentar los retos que ha de encontrar afuera; conciencia de ser humano para practicar la interacción con las demás personas y caminar en grupo disfrutando los valores de la conciencia; conciencia de que es habitante de una casa frágil que hay que cuidar con respeto, responsabilidad y amor.

Tomado de La Ética: un arte de vivir. de Betuel Cano

Actividad.

 A partir de la lectura del texto responde:
1. Qué caracteristicas tiene la conciencia ?
2. Para que ne neceseita la conciencia?
3. La conciencia es algo acabado?
4. Por que la conciencia se relaciona con la justicia?

Trabajo para entregar en Hojas